Compra

Chat

Volver a Universidad

Hora del baño

Ayuda al desarrollo físico y emocional del bebé y permítele sentir felicidad y bienestar mientras lo bañas. ¡Diviértete mientras fortaleces vínculos!

ico play

Reproducir video

Imagen principal Hora del baño

La hora del baño es un momento que ayuda al desarrollo físico y emocional del bebé y le permite sentir felicidad y bienestar.

En la Universidad de la Piel, aprenderás a bañar y a secar la delicada piel del bebé. Para empezar, es muy importante mantener la temperatura del agua tibia. La temperatura ideal debe estar alrededor de 37 grados centígrados, te aconsejamos llenar la bañera entre 5 y 7 centímetros de agua y comprobar que la temperatura sea la adecuada. ¿Cómo puedes hacerlo? Revisa que el agua no esté ni muy fría, ni muy caliente, recuerda que la piel del bebé es más sensible al frío y al calor que la de los adultos.

Prepara el baño y asegúrate de tener todo lo que necesitas a tu alcance. Sumerge lentamente en el agua al bebé y recuerda siempre tener una mano sosteniendo con firmeza el cuello, la cabeza y la espalda.

Limpia los ojitos del bebé con un poco de algodón desde afuera hacia adentro, igual que todos los pliegues de la piel.

Baño de un bebé Pequeñín

Para lavar el cabello, te recomendamos usar un shampoo hipoalergénico que no altere el pH de la piel y te permita realizar suaves masajes en el cuero cabelludo del bebé. Para finalizar sécalo con delicadeza y no olvides secar muy bien sus plieguecitos.

Por ningún motivo permitas que el bebé permanezca sin supervisión durante la hora del baño.

*Es recomendable bañar al bebé cuando haya comido y no tenga hambre, así será un momento agradable, acogedor y de disfrute para los dos.

Limpieza de bebé después del baño Pequeñín

¡Limpia con atención!

Recuerda que los bebés recién nacidos no se ensucian tanto, pero pueden acumular suciedad donde menos lo esperas. No olvides revisar y limpiar con atención los pliegues de la piel, en las axilas, en la ingle por el área del pañal, detrás de las orejas y dentro de los dedos de las manos y los pies.

Además, asegúrate de secar al bebé con una toalla detrás de las orejas después del baño. La piel delgada y sensible de esta área puede secarse y agrietarse, presentando resequedad.

Disfruta este tiempo de relajación y diversión para fortalecer el vínculo con el bebé, mientras lo bañas.

APRENDE MÁS DE LA UNIVERSIDAD DE LA PIEL

Otras herramientas

Disfruta cada etapa con tu bebé, infórmate y resuelve tus dudas con las herramientas útiles que hemos preparado para ti. ¡Conócelas aquí!